Libranet 2.8: Debian un poco más allá

A principios de este año por fin decidí saldar una gran deuda personal y probar Debian GNU/Linux de una vez por todas. Habiendo fluctuado mi experiencia siempre entre distribuciones basadas en el sistema de paquetes .RPM (Red Hat, Mandrake, SuSE), sabía muy bien que la transición no estaría libre de inconvenientes, por lo menos al principio. Después de un revelador primer contacto con Debian 3.0 Woody, decidí llevar mi experiencia más allá probando una de sus menos conocidas pero más alabadas alternativas comerciales, Libranet 2.8. Aquí el recuento de los motivos por los cuales (casi) todos ya deberíamos estar usando un sistema basado en Debian en este momento.

Todos los caminos conducen a Debian

Como se hace cada vez más evidente para el avezado usuario de Linux, el irresistible camino que conduce a Debian es inevitable. Es sólo una cuestión de tiempo. A medida que nuestra dedicación a Linux comienza a girar alrededor de hacer/terminar un trabajo y mantenerlo funcionando, cuestiones como estabilidad, seguridad, estandarización y facilidad de mantenimiento se tornan algo mucho más serio que sólo una cuestión de preferencias personales por una distribución u otra. Y es por aquellas cuestiones que las cualidades de Debian GNU/Linux a la larga comienzan a brillar por sobre las demás.

Con el modelo de desarrollo más abierto y más apegado al licenciamiento GPL que todas las demás distribuciones Linux juntas, el Proyecto Debian también tiene el mayor caudal de desarrolladores y colaboradores desinteresados en sus huestes, actualizando, corrigiendo y extendiendo su distribución GNU/Linux.

El atractivo resultado de todo este esfuerzo no pasa desapercibido por varios editores de distribuciones Linux comerciales, que sabiamente basan sus productos en este trabajo en lugar de hacerlo en otro. Aunque ésto no es garantía de su éxito comercial (recordemos a las desaparecidas Progeny y Stormix) sí le asegura una excelencia técnica inicial muy fácilmente equiparable al de cualquier otra en la competencia. La genialidad (y el éxito) de cada una de éstas residirá entonces en el valor agregado que sepan darle al trabajo en Debian GNU/Linux.

Indudablemente en esta categoría las más populares hoy son Lindows OS y Xandros Desktop, ambas apuntadas apreciablemente al usuario final, que no sabe nada, ni quiere saber, acerca de Debian. Pero afortunadamente no son las únicas. También está Libranet, la distribución Canadiense que no mutila ninguna de las características de Debian GNU/Linux, sino que todo lo contrario, las hace más accesibles.
El instalador es la instalación

Para esta revisión usamos Libranet 2.8 en 2 CD-ROMs y una Duron 1.4 GHz 256 Mb RAM DDR, HDD 8 Gb (primario compartido con Win Me) + 80 Gb (secundario), Video onboard VIA S3 ProSavage4, Sonido onboard VIA VT8233 AC’9w, Red onboard VIA Rhine-II VT6102 10/100. Para la partición principal de Libranet 2.8 en la mitad del disco rígido de 8 Gb usamos Ext3 y para el de 80 Gb usamos ReiserFS.

Mientras Debian GNU/Linux no provea de una instalación acorde a los tiempos actuales, siempre habrá lugar en el mercado para otra distribución que sí lo haga. Este también es el caso de Libranet 2.8, que adopta una híbrida alternativa entre la instalación basada en texto (ncurses en realidad) para las etapas más escenciales y una más intuitiva gráfica para las siguientes, sólo si nuestra tarjeta de video fué reconocida correctamente, en caso contrario, la basada en texto se ocupa de toda la instalación.

Los linuxeros de la primera camada que alguna vez hayan instalado Red Hat, Mandrake, SuSE o cualquier otra distribución usando la primigenia versión solo-texto de sus instaladores no deberían sentirse amedrentados por este detalle.

El aspecto menos logrado de toda la instalación es la preparación de las particiones del disco rígido donde se instalará nuestro sistema Libranet 2.8. Aquí nisiquiera contamos con una interface ncurses (menúes y diálogos en modo texto), sólo una utilidad tipo fdisk y acceso a GNU/Parted en caso de que nos animemos a redimensionar una partición FAT (Win9x) o NTFS (WinXP) a la vieja usanza. Este quizás, el legado más reprochable de la herencia Debian en su proceso de instalación. Pero afortundamente después de ésto, todo es cuesta abajo.

A su favor, un punto fuerte en Libranet 2.8 es su autodetección de hardware durante la instalación, comparable sólo a la de Red Hat y apenas un poco por detrás de la de Mandrake, en cualquier caso, un enorme avance sobre Woody. Para mi configuración en particular, y aunque la placa de video fué reconocida exitosamente, peor suerte corrieron las frecuencias de refresco correctas de mi viejo monitor Samsung Syncmaster 3Ne, lo que me obligó a terminarla usando únicamente el instalador en modo texto, algo que al contrario de lo que pasó con mi experiencia con Debian 3.0, no es tan malo como parece. Al contrario, irónicamente, una instalación en una más antigüa Celeron de 850 Mhz con video SiS 720 onboard y un genérico monitor Beltron 14″ tuvo mucho mejor suerte con el instalador gráfico. Y para mi enorme alivio, autodetección de la placa de red VIA Rhine-II onboard fué perfecta, absolutamente todo lo contrario que cuando quise hacer lo mismo con Woody, que nisiquura incluía los módulos para esta placa en su CD#1.

La selección de paquetes (individuales o por grupo de categoría) con la interface gráfica de la instalación es por lo menos tan usable como cualquier otra distribución importante, y aún la contrapartida en modo texto es muchísimo más práctica que la arcaica dselect de Debian.

En general, Libranet 2.8 cumple con mucha efectividad la tarea de superar el principal umbral que priva a la mayoría de los mortales del poder detrás de Debian GNU/Linux: su poco amistoso proceso de su instalación.
Un primer sistema Libranet

En estos tiempos de distribuciones con múltiples CDs de instalación (3 como mínimo), Libranet 2.8 destaca por lo contrario. Sólo con 2 CD-ROMs de instalación base, instalarlo 2.8 es algo relativamente rápido, especialmente si optamos sólo por el entorno KDE 3.1.1 o sólo por GNOME 2.2.1. Si no optamos explícitamente por ninguno de los dos, Libranet instalará por defecto IceWM, notable por su rapidez y bajos requerimientos de hardware, una elección que aunque no sería la primera para muchos usuarios, tampoco decepcionará con el resultado final.

Es de notar la disponibilidad automática de los drivers de video NVidia oficiales (y propietarios) para los afortunados poseedores de alguna placa de video de esta marca, que brindan aceleración gráfica 3D apenas terminada la instalación, al contrario de lo que obtendríamos si instalaramos sólo los drivers nv incluídos con XFree86. La conveniencia de ésto para el usuario final es inconmensurable, si tenemos en cuenta lo requerido para obtener lo mismo con Debian 3.0…

Del mismo modo, el sonido tampoco fué problema, pues Libranet 2.8 incluye por defecto los muy actualizados drivers ALSA. La configuración de la impresión a cargo de CUPS preferentemente. Libranet 2.8 también instala Grub como administrador de arranque en lugar del Lilo de Debian, como lo hacen todas las demás modernas distribuciones actuales.

Es de notar la pureza inalterada de los resultantes escritorios KDE3 y GNOME2 de Libranet 2.8: Al contrario que las demás ambiciosas distribuciones que agregan sus propias modificaciones a estos entornos (recordemos Blue Curve de Red Hat y Mandrake Galaxy de Mandrake), los KDE3 y GNOME2 de Libranet parecen compilados directamente desde sus fuentes originales y nada más, lo que nos entrega eso mismo que sus respectivos proyectos concibieron como su ideal, sin ninguna tercera intervención.
¡Qué paquetería!

Libranet 2.8, como Lindows 4.0 y el más reciente Xandros 2.0, está basado en Sarge, la versión testing de Debian, lo que asegura paquetes de software más actualizados que Woody, coo una estabilidad mejor que la versión unstable (aunque, inevitablemente, algunos paquetes de unstable son también incluídos). El listado de las fuentes de los recursos para actualizar los paquetes de software de Libranet 2.8 con la siempre imitada pero nunca igualada utilidad apt-get (ubicado en /etc/apt/sources.list) podría ser el de una típica instalación de Debian 3.0 Woody actualizada a Sarge, a excepción de las siguientes entradas:

deb http://libranetlinux.com updates/2.8/

deb http://libranetlinux.com security/2.8/

Estos últimos, repositorios de paquetes a los cuales aparentemente sólo es posible acceder si nuestra copia de Libranet 2.8 se encuentra registrada.

Sin embargo, el hecho de que Libranet 2.8 sea Debian debajo del capót le abre las puertas a quizás la colección más grande de paquetes disponible en Internet para una distribución GNU/Linux (12.884 paquetes de software oficiales al escribir ésto). Lo que no es poco. Sólo buscar los correctos repositorios de, por ejemplo, www.apt-get.org y sincronizar nuestra lista es suficiente para mantenernos actualizados para siempre. Así, utilizando las bondades de apt-get en todo su potencial, Libranet 2.8 podría ser literalmente la última distribución que instalaramos jamás.

Si no contamos con una conexión a Internet, sólo baste decir que en los 2 CDs de Libranet 2.8 contamos con más de 3 Gb (descomprimidos) de software cuidadosamente seleccionado. Algunas concesiones a la estabilidad remiten inevitablemente a paquetes de Woody stable (MySQL 3.23.49, Apache 1.3.27, etc.), mientras que para aquellos destinados al escritorio, no hay ningún reparo en extraerlos de Sarge testing o incluso de Sid unstable(Mplayer 0.90, Mozilla 1.3, etc.). De estas elecciones, es reprochable la ausencia de algunos fundamentales como PostgreSQL, Zope y otros que sólo los desarrolladores extrañarán.

Algunos de los más notables paquetes incluídos son:

GCC 3.2.3
GNOME 2.2.1
GIMP 1.3
KDE 3.1.1, KOffice 1.2.1
Kernel 2.4.20
Netscape 4.77
OpenOffice 1.0.2
XFree86 4.3.0

El sueño del Administrador vago

Libranet 2.8, al igual que las demás comerciales, también puede definirse inequívocamente por su herramienta de configuración propia. Para la consola es Adminmenu y para X es, sorpresa, XAdminmenu. Este es el más grande acierto en toda la distribución de Libranet, pues es también la más grande falta en todas las versiones de Debian GNU/Linux: Un centro de control y administración unificado de (casi) todo el sistema. Toda (casi toda) la configuración de nuestro sistema Libranet puede hacerse desde Adminmenu, desde la configuración de X, del sonido, monitor y teclado, hasta la red, impresión, usuarios (aunque no grupos de usuarios), paquetes, servicios (aunque no todos los servicios) y firewall. XAdminmenu es el simple pero efectivo front-end GTK+ que llama la ejecución de varios pequeños programas para cada una de las tareas de configuración.

La funcionalidad entregada por Adminmenu es invaluable. Con sólo un par de clicks Adminmenu reconoció y configuró mi unidad CD-RW, con otros bajó e instaló las tipografías True Type de Microsoft más comunes (Verdana, Tahoma, etc.), al igual que el plug-in del Flash Player. Otras funciones también incluyen la descarga e instalación de Real Player y Java, todos los anteriores no incluýdos en los CDs, seguramente por cuestiones de licenciamiento.

También es de notar las completísimas opciones de impresión capaces de ser configuradas desde XAdminmenu: CUPS y TurboPrint. Virtualmente es imposible que no podamos tener nuestro reluciente sistema Libranet 2.8 imprimiendo con alguno de ellos, todas las alternativas, bienvenidas.

Este es el detalle de las funciones disponibles en el XAdminmenu de Libranet 2.8, quizás no demasiado impresionantes para un usuario que venga de Mandrake o SuSE (aunque hay algunas sorpresas), pero toda una novedad para quien haya intentado agrupar una comparable cantidad de funcionalidad en Debian 3.0:

About

XAdminmeou 0.7.15

Register

Registra nuestra instalación de Libranet 2.8, si nos conectamos antes a Internet

Kernel

Recompilar (usando make menuconfig)

Reinstalar Kernel por defecto

Configurar módulos

Escribir un diskette de booteo

Activar/Desactivar APM (Advanced Power Management)

Configurar PCMCIA

Packages

Instalar desde CD

Instalar desde Internet

Remover paquetes

Actualización de paquetes de seguridad

Administración gráfica de paquetes (con Synaptic)

Administración de paquetes (en modo texto, con Aptitude)

X Window

Configurar X (con la utilidad de Libranet)

Cambiar el DPI del monitor

Cambiar la distribución del teclado (sólo X)

Activar/Desactivar el login gráfico

Configurar el login gráfico (GDM)

Sound

Configurar sonido (sin ALSA)

Instalar ALSA

Configurar ALSA

Reproducir sonido de prueba

Network

Configurar la red (con la utilidad de Libranet)

Instalar módulos de placas de red

Cambiar el nombre del host

Configurar firewall (con la utilidad de Libranet, también para compartir Internet)

Activar/Desactivar servicios (no todos, sólo Telnet y SSH)

Printer

Detectar y configurar impresras

Configurar CUPS

Configurar impresoras con TurboPrint

Configurar TurboPrint

Time

Configurar fecha y hora

Sincronizar reloj de la PC con el server noaa

Cambiar zona horaria

Disk/CD/Floppy

Configurar xvmount, la utilidad para montar particiones

Mostrar uso del disco

Formatear un diskette

Copiar un diskette

Buscar dispositivos de almacenamiento removibles (como unidades Zip)

Buscar unidades de CD

Buscar y configurar unidades de CD-R/W

Users

Agregar usuario

Cambiar clave de usuario

Eliminar usuario

Desktop

Cambiar Window Manager por defecto

Restaurar configuración de IceWM

Cambiar el tema y tamaño del cursor (de XFree86 4.3.0)

Bajar fuentes TTF (True Type) comunes

Agregar fuentes TTF

Activar/Desactivar NumLock (en X)

Browser Plugins

Bajar e instalar RealPlayer

Bajar e instalar Flash Player

Instalar runtime Java

Instalar plugin de propósito general (MozPlugger)

Muy inteligentemente, ninguna de estas funciones de configuración reemplaza aquellas disponibles en los entornos gráficos más avanzados, KDE3 y GNOME2, sino que hasta cierto punto las complementa. Mejor aún, los cambios en la configuración del sistema que hayamos hecho a mano serán reconocidos y reflejados en Adminmenu, por lo que no es necesario que optemos excluyentemente por un método de configuración u otro, al contrario de lo que pasa, por ej., con el Yast de SuSE. LibranetPPP es otra utilidad única a Libranet 2.8 que nos ayudará un poco más a vivir con una conexión dial-up.
Los contras

Muy a pesar del resto de la internacionalización presente en cada uno de los demás paquetes incluídos en cualquier distribución GNU/Linux, las características que más contribuyen a los méritos de Libranet (su instalador y Adminmenu) sólo están disponibles en inglés.

La documentación de Libranet 2.8 también es una deuda pendiente, nisiquiera hay una versión digital en sus CDs ni en su sitio web. Aunque nos gustaría contar con un manual como el SuSE Book, o la extensa documentación de Red Hat, es cierto que las reducidas particularidades de Libranet son prácticamente auto-explicativas, y el resto de su entorno GNU/Linux se encuentra convenientemente documentado, como es requisito heredado fundamental cortesía del proyecto Debian.

Todo esto, por supuesto, detalles que pueden ser salvables sólo por usuarios Linux duchos en su rol. A pesar de esta notable falta, un recurso que puede aplacar sus consecuencias son los foros públicos en el sitio de Libranet, con una actividad creciente, afortunadamente.

También, aunque el proceso de instalación de Libranet 2.8 está notablemente mejorado (comparado con Debian 3.0), su etapa más traumática en cualquiera de ellas todavía sigue siendo la preparación de la/s particion/es donde se alojará. Una vez más, esto no debería ser un obstáculo totalmente insalvable por quien haya tenido que hacer ésto alguna vez por sus propios medios.
Conclusión

Después de largos años usando Red Hat (postergando cada vez más sus sucesivas actualizaciones por el temor al infierno de las dependencias), y después de dispares experiencias con Debian 3.0, debo reconocer que sólo con Libranet 2.8 pude obtener un sistema GNU/Linux capaz de acceder a lo mejor del proyecto Debian, junto con las facilidades de instalación y administración a las que estaba (mal)acostumbrado con el primero. Sale Red Hat de mi disco rígido y entra Libranet. Mi próxima distribución tendrá superar lo mejor de estos dos mundos.

Muy a pesar de que a la gente de Libranet le gustaría lo contario, su distribución todavía no puede ser recomendada al usuario que busca su primera experiencia con GNU/Linux, aún más si el idioma inglés le es hostil. Sin embargo, sí puede ser absolutamente recomendada a desarrolladores y administradores que busquen la más rápida salida del infierno de las dependencias de las distribuciones basadas en paquetes .RPM. Aquellos cómodos con el entorno de un sistema GNU/Linux que añoren las calmas y seguras aguas del océano Debian encontrarán en Libranet su mejor pasaporte a ese destino.

Libranet es, si la memoria no me falla, la distribución comercial basada en Debian con mayor éxito a la hora de prevalecer en el tiempo (Lindows y Xandros todavía tienen que durar tanto como Libranet), y, sorprendentemente, está hecha sólo por dos programadores… Además de todos los méritos que ya descubrimos en ella, ¿No es éste el mejor motivo para soportarla económicamente?

Distribución: Libranet 2.8 (2 CD-ROMs)
Sitio Web: www.libranet.com

NOTA: Si bien la versión 2.8 que evaluamos es la versión comercial de esta distribución, la versión 2.7 Classic (1 CD-ROM) de Libranet ya puede ser descargada gratuitamente de la red (más información en su sitio web). Los paquetes incluídos no serán todos ni las versiones las mismas que las comentadas en esta revisión, pero como ya vimos, gracias a Adminmenu y la enorme disponibilidad de repositorios de paquetes Debian, actualizarnos a lo último y más reciente sólo será cuestión de unos cuantos apt-get’s.

Deja un comentario